Sobre un festival literario o las miserias del oficio



Sospecha uno que si un festival es literario serán los escritores los protagonistas, como se espera que en los conciertos la música la interpreten los músicos, las obras de teatro las representen actores y los trasplantes de riñón los realicen cirujanos, cosas todas ellas insólitas. Es el peligro de confiarse a la lógica en una realidad que tiene el aspecto de un psiquiátrico a la intemperie. A nadie puede extrañarle entonces que a los festivales literarios les sobren los escritores. Me explico.

Hace unos días acabó un asombroso festival literario en la no menos asombrosa ciudad de La Laguna. Los organizadores decidieron, en un acto de bondad, invitarme a tres actos. Así, en pelotón. En la web de la cosa ya bailaba mi nombre antes de que uno hubiera dicho sí o no a esos compromisos. Debieron pensar los organizadores, tan generosos, que uno se dedica a escribir para que ellos puedan ganarse la vida, que uno prepara recitales, coloquios y encuentros para que ellos, en su divinidad, puedan justificar un presupuesto, que uno le cede unas horas de su vida a unos extraños a cambio de “detalles gastronómicos” y palmadas en la espalda. 

Uno ha recitado en bares y subterráneos, ha charloteado en plazas, institutos o muelles de carga, ha conferenciado allí donde le pagaran algo, por miserable que fuera el trato o el escenario, uno no pidió nunca hoteles con estrellas, pero hacerle tres actos al prójimo a cambio de un plato de lentejas es algo que nunca pensé que me propondrían, excepto quizá en época de guerra.

Sé que no fui el único que despreció ese plato que nos dejaban en el suelo, y eso me reconforta. Aspira uno todavía a reunir las lentejas por su cuenta, a comerse el plato en su casa y a no mendigar. 

Sí, lo sé, pide uno mucho, pero puestos a elegir prefiere uno ponerse a lo Max Estrella y comerse las pulgas. 

No se sabe cómo, pero en este festival literario se remunera (según el estrepitoso correo que me envió su organizadora) a los actores, los cantantes y los músicos, también a los técnicos y diseñadores, pero no a los escritores, porque como todo el mundo sabe en los festivales literarios un escritor es algo innecesario y tautológico.

En este conmovedor festival la literatura fue, según sus organizadores, una cosa transversal, porque la literatura está en todos y todos en la literatura, como el Dios del panteísmo. Según esa doctrina cuando tengamos un festival de música habrá que invitar a entomólogos para interpretar a Stravinski o Arvo Pärt, cuando se acerque un festival de teatro tendremos sobre los escenarios a escayolistas y fontaneros, que son gente muy apañada y transversal, capaz de representar a Mayorga o a Sófocles sin excusa y sin ensayo, y si asoma un congreso internacional de filosofía las discusiones sobre Sloterdijk, Zizek o Habermas se las encargarán a concejales y asesores de lo público, tipos capacitados para refutar al más pintado y sacarse sus antinomias del neocórtex.

En el inolvidable correo de la organizadora se afirmaba que solo se pagaba a los escritores que realizaban “un trabajo previo de escritura”. Esto significa que los poemas que se leen en los recitales no están escritos o son improvisados para el acto, o según otra posible interpretación esos poemas no han necesitado trabajo alguno, que es la idea que muchos tienen de ese ejercicio de la inteligencia al que llamamos poesía.

No quisiera uno que su oficio fuera más que el de un albañil, un jardinero o un taxista, pero tampoco que fuera menos. 

Este es el país que nos tocó vivir, esta la época. Con ella o contra ella haremos nuestra literatura. Para defendernos de tanta masa encefálica al servicio de todos no valdrá con una trinchera, tampoco con un muro. Es en nosotros, en nuestros acomodados cerebros, donde sigue multiplicándose el cáncer. 



37 comentarios:

  1. Magnífico, Bruno, me encanta tu texto y estoy ciento por ciento de acuerdo con cada coma. Si te parece, lo comparto en facebook. ¡Que se sepa, que se mida tanto ninguneo y tanto desprecio!

    ResponderEliminar
  2. Disfruto. Mi inteligencia se enciende y se divierte. Gracias por tu verdad bien dicha. Gracias por poner a la "intemperie" el despropósito, porque probablemente sea un modo de encontrarnos con propósito. Gracias por tu ligereza y tu compasión.
    Yo tambén lo compartiré en facebook.
    Compañero de magnolios y azoteas aereas.
    Un abrazo
    Adharika

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Iván, por lo dicho y por lo hecho.

    Y también gracias a ti, Adharika, vecina del pasillo más largo y frío del Gianicolo. Nadie recita como tú. Un abbraccio.

    ResponderEliminar
  4. Estupendo texto, querido Bruno. Yo redacté uno al respecto --en mi estilo procaz y arrabalesco-- cuyo enlace te dejo. Por cierto, creo haber visto a Iván Cabrera Cartaya anunciado en alguno de los actos del festival. Pero no sé si lo incluyeron sin consultarle, tal y como tú explicas. Como en uno de los comentarios Iván habla de "ninguneo" y de "desprecio", no sé a qué se refiere: si al hecho de leer sin cobrar (ante lo cual uno puede negarse simplemente a participar) o al hech"o de que a uno lo incluyan en un programa sin consultarle (y entonces no se llamaría "ninguneo", sino sobre todo "desprecio" o "desfachatez"). En fin, Iván nos lo explicará. Un fuerte abrazo. Mi enlace: http://parodiasyprofanaciones.blogspot.com.es/2013/06/nos-la-palabra-reflejada.html

    ResponderEliminar
  5. Me sumo a lo suscrito, Bruno. Aunque es verdad que estos cruceros literarios con todos los gastos pagos son tremendamente suculentos. Que te lleven, te traigan, te ceben, te engatusen, condesciendan con uno y encima luego te obliguen a tratar a lesos "descubridores de la pólvora" con infame pleitesía, requiere no sólo de un estómago a prueba de paellas frías y desabridas, sino de una paciencia bien construida para no ser protagonista de demasiados exabruptos ante los cacahuetes que parecen tirarnos tan alegremente como si fuéramos monitos de feria (del libro). Se supone que los Festivales son punto de encuentro y de intercambio; sin embargo, a menudo se terminan convirtiendo en una maratón de egos. Realidad: nadie se encuentra, nadie intercambia; todos preservan, custodian celosamente sus dominios y ojito con pasarte de la linde porque te puedes llevar un cartuchazo en pleno centro del tórax. Higiene. Basta ya de malos olores bajo la fina capa de satén con que nos envuelven los tan sonrientes gatos de Cheshire, como si nos perdonaran nuestra vida ultraperiférica. Magnánimos, ellos.

    ResponderEliminar
  6. Miguel Ángel Galindo13 de junio de 2013, 13:28

    Muy interesante tu reflexión. Me parece muy acertada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen texto, enhorabuena. Martín Rodríguez-Gaona.

    ResponderEliminar
  8. Sí, acabo de comprobar que Iván Cabrera Cartaya estaba anunciado en el siguiente acto del Festival Literario Ciudad de los Adelantados - La Palabra Reflejada:

    POESÍA PARA ENTENDER
    Sábado 8 de junio. 16.30 h.
    Lugar: Sala de Cámara - Teatro Leal
    Participantes: José Pérez Olivares, José Manuel García Gil, Elena Medel, Mariano Peyrou, Luis Miguel Madrid, Iván Cabrera Cartaya.

    Entonces, por favor, le rogaría a Iván Cabrera Cartaya que nos explique a qué se refiere en su comentario con lo de "tanto ninguneo" y "tanto desprecio". Y, ya de paso, no estaría de más que nos dijera qué piensa sobre el título de ese recital: "poesía para entender". Pues no todos entendemos lo mismo por entender... en fin, no sé si se me entiende... pero yo me entiendo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por pasar a todos, Rafael, Javier, Miguel Ángel y Martín.

    Lo que uno sabe sobre el festival, más allá de mi caso , es que algunos de los escritores que estaban anunciados decidieron no participar, como Iván y Paco León.

    No hace falta decir que este andamio está abierto a quien lo necesite.

    El delirio no está en que inviten o no, o a quién (esa es otra novela y tiene sus exégetas), siquiera en que paguen o te soliciten auxilio, sino en que te pidan que trabajes para ellos a cambio de nada mientras ellos cobran, y cobra también el que te pone el micro y el que toca la guitarra y el que diseña, porque como sabemos todos eso es trabajo y lo nuestro es mendicidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ojo "as" conferenciado. Pero detalle aparte, la cultura no necesita subvención, sino inversores. Y a falta de lo último, gente que pueda y quiera mantenerla viva. Basta de pesebres.

    ResponderEliminar
  11. juan carlos de sancho13 de junio de 2013, 15:09

    Necesario artículo. Gracias Bruno. Hace poco colgué en mi muro las tarífas aproximadas que pueden ( y deben) cobrar los escritores en jurados, conferencias, radio, debates en TV, artículos en prensa, pregones municipales, etc etc. Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Me tranquiliza saber que no participaron, pero cuánta alarma me crea que a uno puedan anunciarlo sin su consentimiento y que, además, los organizadores pretendan sacar tajada a costa de la generosidad de "jóvenes autores canarios". Estoy seguro de que Elena Medel, estrella mediática de la poesía española, sí que cobró sus honorarios. Yo le pediría a Javier Mérida que se deje de discursos culteranos y, dado que él sí parece haber participado, diga en román paladino lo que ha ocurrido. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Rafael, le respondo en el mejor román paladino que sé: aquello fue bochornoso y a menudo ultrajante. Ni poesía para entender ni entender de poesía ni nada. Un amago de coloquio sobre los mismo, sobre el "misterio" de la poesía y la experiencia chamánica de cada cual con sus dominios. Continuó un recital de poesía, una muestra más bien. Todo empezó tarde, hubo desprecio generalizado a los medios de comunicación (TVCanaria), a quien yo sí atendí amablemente; lo hubo al público asistente y, sobre todo a los que sí decidimos participar, ya que fui convocado a última hora debido a la cancelación de un acto. Hubo faltas de respeto, algunas yo diría que graves. Yo no cobré un duro, y el potajto me lo hice yo en mi casa y las copas, salvo algunas buenas rondas que si costeó la organización, ante la infame espera de las famosas "paellas" literarias, me las pagué yo. Y la estancia, y transporte 0% ya que vivo a 50 metros de donde se hizo todo... O sea que les salí de lo más rentable, ya ve usted.

      Culteranas salutaciones, estimado.

      Eliminar
    2. Por alusiones a la entrada de su blog "Parodias y profanaciones" con respecto a las Misceláneas Literarias, que no me ha sido posible comentar, dada la restricción:

      Por alusiones:

      Don Rafael, debo aclararle, por si desconocía el dato, que la "miscelánea literaria" fue incluida dentro del circuito de actividades del Festival.

      Modestamente, como coordinador y organizador de las mismas, he de decir, sin ánimo de incurrir en petulancia, que hoy por hoy las Misceláneas Literarias del Café 7 constituyen la única actividad literaria residente en un local desde hace la friolera de 8 años ya, cuando empezó llamándose "Los Jueves literarios del Café 7".

      Cierto que nos hubiera gustado contar con la participación de los poetas invitados, pues es su naturaleza la de ofrecer un escenario abierto a todo el mundo, conocidos, no conocidos, internacionales o domésticos, pero parece ser que estas actividades "terrestres" o bien no interesan o son objeto de mohín y condescendencia de muchos Altos Vates Patrios. Nunca ha sido el espíritu de las Misceláneas restringir el uso de la palabra en libertad y en la generosidad de su ofrecimiento y siempre desde el respeto por el público, el local y los participantes. Quizá, y a modo de reflexión, la celebración de un Festival de esta envergadura (?) contribuya a hacer más visibles otras actividades mucho más modestas, pero a la vez más cercanas, accesibles y entretenidas. Ni que decir tiene que si le apetece pasarse un día y compartir sus lecturas (propias o ajenas) no dude en comunicárnoslo.

      De todo lo demás, ya conoce usted mis impresiones que he expresado en este foro y considero que no distan mucho de las suyas, aun estando usted a más de un millar de kilómetros de distancia.

      Saludos.

      Eliminar
    3. Parece que es necesario aclarar el contexto de unas palabras de un comentario anterior.

      Al referirme a que "no cobré un duro", me refería al acto en el que intervine "Poesía para entender". Con respecto a las Misceláneas, los organizadores percibimos una asignación variable destinada a sufragar parte de las consumiciones de los participantes regulares, pero en ningún caso, un "caché", o algo parecido.

      Espero haber aclarado el malentendido, y pido disculpas por la imprecisión.

      Eliminar
  13. Pedro Ángel Martín Rodríguez13 de junio de 2013, 15:52

    Hola Bruno: felicidades por tus palabras. Sin ellos, contra ellos.

    ResponderEliminar
  14. Querido Bruno, estaba esperando tu artículo. Te me adelantaste por un día porque estaba, como te dije, comprobando la veracidad de ciertos datos de tipo económico. Te felicito y remito a quienes lo deseen a visitar mi artículo al respecto: http://lagalaxiaamediodia.tumblr.com/

    ResponderEliminar
  15. Los tres mejores escritores de nuestra generación, que somos, como todo el mundo sabe, Francisco León, tú, Bruno, y un servidor, hemos escrito ya nuestros respectivos textos sobre el festivalete. A ustedes, por lo menos, los invitan, aunque sea a cambio de lentejas o unos barraquitos. A mí, en cambio, como no soy un poeta polaco ni residente canario, ni siquiera se han molestado en llamarme. ¡Cuánto hubiera dado por sentir lo que debe de sentirse leyendo en una mesa junto a Elena Medel y Martín Carbajal! Pero a lo hecho, pecho. Ahora que esos textos estàn escritos, cada uno en su inconfundible escrito, ¿no podrían reunire en un cuadernillo o separata de esos tan monos que publica el Instituto de Estudios Canarios? Con un título como "Contrarreflejos insulares: tres poetas contra un festival". Se me ocurre, digo.

    ResponderEliminar
  16. "Ninguneo" y "desprecio", simplemente, porque se ha visto cómo en ese festival no todo el mundo era tratado por igual. Es demencial, un festival literario y se valora el trabajo de todo el mundo menos el del escritor que, para la consideración de los organizadores, vale cero, no vale nada, al menos entre los autores canarios. Quiero decir que o cobramos todos o no cobra nadie. Yo acepté en un principio participar suponiendo que nadie ganaría nada con ello: ni pedí que me pagaran ni hablé nunca de emolumentos con el señor Madrid. Luego me quedé de piedra cuando supe el presupuesto del evento y las prestaciones y "dietas" (chistoso en el caso Medel) de que gozaban unos, mientras los otros eran tratados como menesterosos emplazados o poco menos. ¿Es que acaso Elena Medel, o quien sea, merece cobrar por su trabajo y Javier Mérida, Bruno Mesa, Paco León o yo mismo no?

    ResponderEliminar
  17. De todas formas, Iván, revela cierta ingenuidad creer que Elena Medel, por citar solo el ejemplo más mediático, iba a viajar a Tenerife sin cobrar un duro. El problema, y permíteme que te hable con toda claridad, está siendo el deterioro generalizado de las propuestas literarias en Canarias. Pero no solo el Festival Adelantado, sino también Guía de Gran Canaria, remakes como Piedra y Cielo, las jornadas celebradas por Eugenio Padorno en la Fundación Mapfre Guanarteme, los paneles en las calles de Santa Cruz, etc., etc. Y creo que, ante este panorama, o se es radical y se mantiene uno al margen lanzando (o no) críticas o ironías contra tanto demán, o se lanza uno en manos de la más pavorosa mediocridad, sin posibilidad de retorno. Ya son muchos los años que supuestos poetas de calidad y "rigor" llevan coqueteando en Canarias con este tipo de saraos, tú incluido. A ver si después de lo que ha ocurrido espabilamos de una puñetera vez. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Sí, papá. Amén.

    ResponderEliminar
  19. Jejeje. ¿Te gustó el rapapolvo? Pues ahora, mi niño, a aplicarse el cuento para que no te coja el toro la próxima vez.

    ResponderEliminar
  20. Muy buena tu entrada, Bruno. Entre ella y los comentarios me han ayudado a hacerme una idea de lo pretendido y ocurrido... Pero hay un detalle que no me gusta (mejor, que se nos está escapando) y que extraigo de los comentarios, ya que en general apuntan dardos a los poetas peninsulares, sean quienes sean, nos gusten más o menos. Creo que nos estamos olvidando de que ellos no sabían nada, que los llamaron y, a diferencia de los canarios, pusieron sus cobros (o chachés) por delante. Ellos descubrieron el pastel estando ya aquí y, por lo que sé, se extrañaron de que no hubiese ningún canario invitado. Queda claro que hay una empresa, más que identificada, así como unos patrocinadores (incluso públicos) que son a quienes hay que señalar con el dedo y, por tanto, a quienes hay que pedirles cuentas, si es que los canarios se atreven a pedir cuentas. Yo hace muchos años que me he negado hasta a acudir a esos recitales navideños que organizaba el ayuntamiento lagunero, pura manchangada poética alimentada tradicionalmente por poetas canarios "residentes" y "debidos" de alguna forma a los ayuntamientos. Que si no me pagaban, le contestaba al que estaba al otro lado del teléfono, de mi casa no me movía, que yo con la pandereta me entretenía solito en mi casa. Así que de lo participado gratuitamente y bordando arabescos poéticos en público hemos llegado ahora a esto. Los poetas canarios siempre han puesto la alfombra para que algo así pudiera ocurrir... ¿Y qué pasa ahora? Pues que no ha pasado nada.

    Abrazos para ti, Bruno, y todos los participantes.

    ResponderEliminar
  21. A ver, señor Javier Mérida. Solo una cosita: si sabía usted (pues lo habrá preguntado antes, digo yo) que no iba a cobrar un duro, ¿por qué aceptó participar? ¿Por qué se le ve tan digno y tan orondo en las fotos junto a Elena Medel y los demás (cada uno con su caché y sus bien ganados honorarios)? ¿Por qué figura usted como una especie de títere, de relleno local en ese sarao, por qué luego echa pestes del sarao en este blog y por qué, finalmente, se dedica a distraer la atención con sus misceláneas que no interesan a nadie? En definitiva: ¿por qué escurre el bulto? Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. En Canarias parece no haber opinión; y cuando se tiene, se silencia; y cuando la haces pública, te amenazan de inmediato con llevarte ante los jueces. Cosa que la sra. Bastos ya ha hecho contra mí tras haber publicado mi artículo "Festivales en la utltraperiferia" (vid en http://lagalaxiaamediodia.tumblr.com/). Bruno, ten cuidado, no sea que te escriban amenazándote con la llamada de su abogado. Qué infamia...

    ResponderEliminar
  23. Miguel Ángel Galindo18 de junio de 2013, 10:52

    Muy interesante el debate. Siempre he estado en los apartes de las de-generaciones literarias, en ninguna he querido bañarme aunque con todas amigar (sólo besos, eh, nada de fornicar, que después me queda un raro regusto a escolástica y no tengo en mi biblio-casa desinfectante para tanta militancia). Estoy de acuerdo con muchas de las cosas que aquí se brindan. La poesía canaria actual, más que en estado de florecimiento y lucidez, igual merece una cura o, mejor, una poda con sulfatos pues el hecho de que proliferen textos no significa (para mi escaso entendimiento en la materia) que tengan ganado el cielo de la sintaxis y la moncloa con Apolo. Y mucha culpa de ello tienen las editoriales. No sé, igual es que no vivo con fervor eso del canarismo literario. Muy al contrario, después de algunos años entregado a la gestión (e ideario) de lo bibliófilo y bibliopático, creo que el encuentro de La Laguna fue una oportunidad perdida para atraer al islote a escritores de fuera, si, lo digo alto y claro, de fuera de la corruptela de copita de vino y tortilla de huevo fofo, de las afueras, de más allá, porque del folleto impreso que se ofrece más acá ya estoy un poco cansado. Escriben en este blog personas con poética de altura ganada a pulso, con causa y conocimiento para mostrar su enfado. Cierto es que rellenaron eso de "lapalabrareflejada" con personas y personajes de la calle, callejeros poco viajeros y muy poco madrugadores (perdón por la mañanería). Yo iba a participar fuera de programa en la miscelania-rebumbio pero me di media vuelta media hora antes de mediar con mi propia pèrdida de tiempo a medias. En fin, respetando a los presentes y a los ausentes (dep), me reitero en ese ejercicio de lector que tanto me satisface, eso sí, sin creer en la literatura canaria sino en la literatura accidentalmente hecha en este lado del mar. Quienes gestionan esto de la acción cultural en el escalón público creen que el poeta es un borrachín de moña universitaria o un excéntrico que conjura su fealdad con termalgines edualcarados por el propio Góngora (que dios le tenga en calzoncillos). La ciudad de la Laguna, y su Ateneo -apedreado, muerto y enterrado-, bien merecen dar un salto cualitativo. Ahorrar en tortillas los domingos en las vecindades de Las Chumberas y La Cuesta y gastarse los cuartos en enseñarle a los futuros lectores (niñas que parecen gatos porque se maquillan hasta con aguaplast y niños que se meten más tiempo chateando que buscando el amor en las obscuridades de una página en blnaco)que más allá del mar hay vida, pero para vivirla, digo. Lo dicho, digo, que tanto he dicho y no dije nada. Pero lo dije y ahora a rezar para que la ninfa del Tete, ahora que somos de segunda división, perdone mis pecados poéticos. Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Hay a quien le resulta muy divertido todo esto, quizá porque seguimos confundiendo la moral con la fachenda de tener razón. No deberíamos ser morales para alimentar nuestra vanidad, sino para rebajarla. Quien se jacta por haber dicho que no, por haber saltado a tiempo del barco, es más innoble que quien reconoce que se ha equivocado.

    La mediocridad, Rafael, no es un patrimonio exclusivo de ningún lugar, sino de todos. La mediocridad es la norma aquí, en Madrid o en Roma, por señalar solo lugares cuya mediocridad conozco de primera mano. La buena literatura y la inteligencia son siempre la excepción.

    No son los que participaron culpables de nada, Rafael. Libre es cada uno de leer donde le plazca, de equivocarse y de decirlo. Si hay alguien que no se de tono como escritor, alguien de cuya moral no dudaría yo, ese es Javier Mérida.

    No, Paco, no he recibido amenazas de denuncia, y aunque las recibiera no veo motivo para retractarme, porque todo cuanto digo en mi artículo se deduce del email de la propia Vicky Bastos, de sus estrepitosos razonamientos sobre lo que debe ser remunerado y lo que no.

    Esto, Antonio, no le importa a nadie. Ningún organizador dará explicaciones, ningún político abrirá la boca, porque en España la costumbre más extendida es la omertà.

    ResponderEliminar
  25. Muy estimado Bruno: vayan para ti -bien lo sabes- mis más sinceras palabras de felicitación por tu valentía al escribir este texto tan necesario y, muy especialmente, por tu compromiso constante, para con la escritura. Dignidad del oficio.
    Comparto ahora tu entrada en facebook y en mi blog, sin dudarlo lo más mínimo.
    Un abrazo.
    Isidro

    ResponderEliminar
  26. Querido Bruno: tampoco yo voy a retractarme, faltaría más. Hemos dicho nuestra verdad, es decir, dado nuestra opinión. No creo que hayamos cometido un atentado contra la dignidad ni el honor de nadie (parece que vivamos en plena Edad Media). Me reafirmo en mis palabras. Abrazos.

    ResponderEliminar
  27. Estimado Bruno: yo no hablo de culpabilidad de nadie. Hablo de doble moral e hipocresía. De golpes de pecho después de haber pecado a gusto en el aquelarre. Cada cual es libre, faltaría más. Solo he tratado al señor Mérida en una ocasión, hace años, y no soy ningún experto en su moralidad. Lo que no entiendo es por qué se queja de no haber cobrado un duro si de antemano sabía que esas eran las condiciones. Pero, bueno, que se defienda él solito, que ya tiene edad.

    Por supuesto, Bruno, que mediocridad hay en todas partes. Pero concentrada en un par de peñascos parece que se nota más.

    En cuanto a la denuncia de Vicky Bastos contra Francisco León, lo más probable es que no prospere, y así lo espero. A mí, por ejemplo, me escribieron hace un tiempo los abogados de Víctor Álamo de la Rosa y los acallé con un simple burofax. No vamos a enmudecer por un par de amenazas judiciales, supongo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Estimados amigos:
    Aprovecho el blog de Bruno para, si a él no le importa, explicar del modo más simple posible de dónde ha salido la cifra de 100.000 euros de la que he hablado en mi artículo. (Y pido disculpas por citar mi artículo en otro blog)

    1º) Cito fragmento de BOE (NÚM. 98, MIÉRCOLES 24 DE ABRIL DE 2013, SEC. III., PÁG. 31318) donde se publica la «Resolución de 12 de abril de 2013, de la Secretaría de Estado de Cultura, por la que se convocan las ayudas a Corporaciones Locales para actividades culturales que fomenten la comunicación cultural, correspondientes al año 2013» [Vid: http://www.boe.es/boe/dias/2013/04/24/pdfs/BOE-A-2013-4347.pdfhttp://www.boe.es/boe/dias/2013/04/24/pdfs/BOE-A-2013-4347.pdf]:

    «La cuantía máxima individual de las ayudas será la necesidad de financiación
    declarada por el solicitante, que no podrá superar el 70% del coste total estimado del
    proyecto. El 30% restante del coste estimado del proyecto se podrá financiar tanto con
    fondos propios y ayudas privadas o públicas compatibles, como a través de la participación
    de terceros en virtud de convenios de coproducción, patrocinio directo, etc., debiendo
    quedar debidamente acreditada su cuantía.»

    2º) Cito el INFORME DE RESULTADOS DE LA CONVOCATORIA 2012. AYUDAS A CORPORACIONES LOCALES PARA ACTIVIDADES CULTURALES QUE FOMENTEN LA COMUNICACIÓN CULTURAL [Vid: http://www.mcu.es/cooperacion/docs/Informeresultados2012cor.pdf], donde se dice:

    «Festival Literario CIUDAD DE LOS ADELANTADOS. La palabra reflejada (del 3 al
    9 de junio de 2013). Beneficiario Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna
    (Santa Cruz de Tenerife), 69.720 €. Se trata de la primera edición de este festival
    literario, en el que se dan cita escritores de once Comunidades Autónomas
    distintas. El programa incluye encuentros literarios en torno a diferentes géneros
    de la literatura: Poemas dispersos, Narrativa actual, El papel de la escena,
    ¡Silencio, cámara, acción! y Nuevas generaciones. Además, se unen otras
    actividades asociadas que completan el programa: proyección de películas,
    exposición fotográfica sobre el mundo literario, talleres de escritura creativa, la
    acción rapear libros, representaciones teatrales, conciertos y la segunda edición
    de Lucha Libro, un campeonato de improvisación literaria narrativa.»

    3º) Mediante una simple regla de tres se infiere de ambos textos que el montante presupuestado para el FESTIVAL LITERARIO CIUDAD DE LOS ADELANTADOS asciende a unos 100.000 €.
    Aunque si fuera la mitad, pongamos 50.000 euros, me seguiría pareciendo una falta de seriedad tremenda el trato contractual que recibieron los escritores canarios de parte del grupo gestor del Festival y, en fin, un despilfarro tremendo.

    ResponderEliminar
  29. Yo creo que les salió el reflejo por la culata. Que los poetas polacos residentes canarios debieron coger el toro por los cuernos desde el principio. Que si Francisco León e Iván Cabrera Cartaya aceptaron participar y figuraban incluso en los carteles debieron acudir a las lecturas programadas y no dar un plantón que lo único que revela es una actitud errática, un quiero y no puedo y, en el fondo, una falta se respeto. No se puede uno "desconvocar", como afirma haber hecho León, la víspera del sarao. Y todo lo demás son pitos y flautas.

    ResponderEliminar
  30. Tu afán de denuncia es conmovedor, León.

    Por lo demás, creo que los responsables políticos de la cultura en Canarias ya han dado suficientes muestras de desprecio por la cultura como para confiar en ellos.

    Muchos de los que han dejado comentarios aquí (incluido León) tienen el talento literario que se necesita para mandar a las galerías de la proverbial sustancia (si es que en realidad quieren hacerlo) a cualquier gestor cultural que con dinero público les proponga participar en semejantes engendros.

    Brillante texto, Bruno, como siempre.

    ResponderEliminar
  31. Estimado Bruno, estimados todos.

    Ha sido un placer leer tu texto sobre el Festival Literario, no sólo por tu estilo de escritura o por las certeras consideraciones que aportas sino, también, por la posibilidad de debate (y polémica) que has abierto.

    Independientemente de quién y cómo haya sido invitado, quién haya participado (o no) y en qué condiciones, la pregunta más básica que habría que plantear es cuál ha sido "la acogida" que ha tenido este "festival literario" entre la población lagunera (por ceñirse al espacio acotado por los propios organizadores).

    Puede discutirse el "nivel" literario-cultural del evento, sin duda, pero no hay que perder de vista que, ante todo, nos referimos a un programa que, pretendidamente, es un programa de intervención sociocultural. Es decir que el Festival debería haber fijado ciertos objetivos en tal sentido y haber evaluado en qué medida se alcanzan dichas metas. Es la única manera para valorar si el gasto (doy por buena la aproximación al presupuesto que hace Paco León) es eficiente o no. Lo mínimo así es conocer cuántas personas asistieron a qué actos, si bien cualquier estudiante de Trabajo Social o de Psicología sabe que el número de usuarios de un programa de intervención social (o incluso el grado de satisfacción de los mismos) nada dice sobre si el programa produce los cambios esperados o no. Ahora bien ¿Cuáles eran los objetivos "de cambio" que sostuvo el Festival? ¿Qué la población se interesara por la poesía, por el cine en general, por conocer la obra de los/as poetas-cineastas-narradores invitados? ¿Entretener las mañanas y las tardes de un fin de semana? ¿Acceder al cine-teatro-poesía gratis? Lo paradójico es que, antes que yo, preguntas de este estilo se hizo alguno de los autores "no residentes" invitados al festival lagunero ante la evidente falta de público (los usuarios)o que estos fueran el público cautivo en los centros asistenciales a los que los llevaron. Probablemente si quienes nos dedicamos a algún menester cultural (y dejo a un lado a los "gestores")empezáramos a reclamar aspectos como los mencionados para todos los programas de acción cultural sufragados por las administraciones públicas acaso alguna pequeña cosa comenzaría a cambiar. Comenzar a reclamar transparencia, manejar criterios técnicos frente a los administradores públicos sobre toda acción cultural programada con nuestro dinero. Vean que no hablo en sentido estricto de cultura o literatura sino del papel que ha de jugar la acción publica y social en la cultura y la literatura, y de los criterios que han de sostener tal acción. "Poetas" que se prestan a subir a un cuartel cualquiera en una montaña cualquiera para ofrecerle unas "lobas" al líder muerto hay en todos lados. Ni siquiera hace falta, de hecho, líder muerto, ni montaña, ni cuartel. Ese es el peligro, sobre todo porque junto a aquellos "poetas" también habrá siempre algún organizador de comitiva.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Lo que no se explica es cómo se llega a realizar un engendro tan mal formado. Lo mismo alguien pensó que en Canarias no había escritores, o que andaban todos con taparabos...

    ResponderEliminar
  33. fui a la feria del libro de la laguna y vi un cartel como verde y blnaco con actividades, pero ni el sábado ni el domingo vi que pasara nada, y eso que iba con niños... pensé que habría alguna actividad infantil como pasa a veces en la zona de la concepción... Pero ni eso... Deberían llamarlo el "Fantasma festival".
    Gracias por acoger mi comentario.
    Pues eso.
    Ánimo poetas.
    Rober.

    ResponderEliminar
  34. "Los tres mejores escritores de nuestra generación, que somos, como todo el mundo sabe, Francisco León, tú, Bruno, y un servidor...
    Oh, Dios, hasta hoy me doy cuenta de que no formo parte del mundo.
    Y para que acudir, si no les preguntaron, y todavia mas, para que, si no los invitaron.

    ResponderEliminar